CARLOS ECHEVARRÍA

Nacido en Barcelona en 1936, encontramos sus primeros trabajos como guionista de historieta a finales de los cincuenta, en Editorial Bruguera, como “Nuestro hermoso sueño”, en el nº 28 de Sissi Cuadernos de Novelas Gráficas. Posteriormente trabaja a través de agencias, primero con Selecciones Ilustradas, de Josep Toutain, realizando guiones para Delta 99 y Gringo (con el seudónimo de Roger), con dibujos, entre otros, de Adolfo Usero, Mascaró y Manel Ferrer. Estos trabajos serían publicados por Ibero Mundial de Ediciones (IMDE) entre 1969 y 1971, y ambos se reeditaron posteriormente en los fascículos Drácula, de BuruLan (1972).

Durante los años setenta su obra fue variada, pero también difusa: para Dossier Negro (de IMDE), “Una familia bien avenida”, de temática terorífica, de nuevo con Usero; para Kiowa (de Anceo), una historia con dibujo de Víctor Ramos de ambiente deportivo; para Bikini Cat (de Rollán), otra con dibujo de Vilanova y trufada de erotismo.

En 1973, Josep Toutain propone a Echevarría y Alfonso Font realizar una obra de sindicación, esto es, una obra elaborada desde la editorial para vender posteriormente a los mercados internacionales. Al guionista se le ocurre una historia de espías en plena vorágine del género, pero ambientada en la Primera Guerra Mundial. Su título, también ideado por Echevarría, será “Géminis”. Además de venderse a países como Francia, Italia, Argentina o Australia, en España se publicó en la revista Spirit, de Garbo, entre 1976 y 1977. Posteriormente fue parcialmente rescatada por Ediciones de la Torre entre 1979 y 1980, en dos libros de su colección Papel Vivo, que recuperaron los capítulos 5 a 8.

Otras obras de sindicación fueron los seriales de artes marciales que a través de SI se elaboraron para la revista Kung-Fu, de Bastei Verlag: “Jeff Blake, el hombre de Pinkerton”, “Shi-kai el rebelde” y “El cuervo”, junto a otros guionistas como Andreu Martín y dibujantes como Luis Bermejo, Amador García o José Ortiz. Su versión homónima sería publicada en nuestro país por Amaika a finales de los años setenta.

En los años ochenta siguió colaborando con Toutain, pero su participación fue más abundante y prolongada con una empresa de la competencia, la agencia Norma, de Rafael Martínez, que también estaba en esos momentos publicando cabeceras de cierto éxito, como Cimoc.  Allí llegó a publicar en 1981 tres historietas con Adolfo Usero, en los números 2, 4 y 6 de la revista,  con los títulos “El sueño de Mike”, “El hombre que contaba historias” («de final sorprendente como todo lo que Echevarría escribe», rezaba en el editorial de ese número) y “El viejo Doctor Spencer”.

Estaba claro que Echevarría era un guionista todoterreno apegado a los géneros: espionaje, ciencia ficción, horror, erotismo, artes marciales… Tenía que incurrir en un género que también se estaba intentando recuperar a principios de los ochenta, el del oeste, y lo hizo en la revista Hunter, con el serial “Mestizo”, que dibujó Luis Bermejo. Dicho serial continuó en la revista Sgt. Kirk (luego Kirk), de Norma Editorial, heredera de la cabecera de Ediciones Riego, donde también publicó, con el mismo dibujante, el serial “Jon Khe”, vendido a países como Grecia, Australia o Italia.

Tras la colaboración con Auraleón en “Viaje al infierno”, que se publicó en Creepy entre 1983 y 1984, la carrera de Echevarría en el mundo del cómic se limitó a historietas sueltas: el inicio de la serie “Metropol Hospital”, con dibujos de Joan Boix, en la revista autogestionada Metropol, que no fructificó; la adaptación del Frankenstein de Mary W. Shelley en la nueva etapa de Joyas Literarias Juveniles de Bruguera, con dibujos de Toni Deu, y una historieta con espectacular dibujo de Pepe González en un Especial Glamour de Cimoc, usando Echevarría uno de sus muchos seudónimos para tal ocasión: Alan Parker.

Precisamente el uso de seudónimos fue frecuente en su otra faceta literaria, la de escritor de novelas populares, los denominados “bolsilibros”, en las décadas de los setenta y los ochenta. El que utilizó más frecuentemente, el mencionado Alan Parker, en las colecciones Héroes del Espacio (Ceres / Bruguera, ciencia ficción), Tam-tam (Bruguera, aventura), Metralla (Ceres / Bruguera, bélica), Libracos Ceres (Ceres, juvenil), Búfalo (Bruguera, oeste), Doble juego (Bruguera, deportiva), Thanatos (Forum, terror), Mustang (Forum, oeste) o Top secret (Forum, policíaca). Y también Charly Marzo, para algunos libros de Producciones Editoriales; John Oxford, para la serie “Los vagabundos del espacio”, de Producciones Editoriales; Sergio Condal, para las fotonovelas eróticas de Petronio (“Uniformes blancos”, “Mujeres en peligro”). O José Echevarría, L. Sara y Toni Kaffar.


OBRAS EN ISLA DE NABUMBU